Instant Search

Laguna, un destino para todo el año

Laguna, un destino para todo el año

Seguimos con nuestro recorrido por la costa de Brasil. El interior también tiene bonitos lugares que conocer, pero nosotros decidimos hacer nuestra ruta por la costa ya que es mucho más fácil aparcar en la playa o usar los servicios públicos de ducha y baño. Y tampoco os vamos a mentir, ¿Hay mejor forma de empezar el día que abrir la puerta de la kombi e ir corriendo a nadar en el mar? Después de llevar un mes así, os puedo responder que NO, ¡no hay nada mejor!

La semana anterior la pasamos en la Isla de Santa Catarina (leer más aquí) disfrutando de sus infinitas playas. La gran mayoría de sus ciudades son bastante jóvenes, es decir, su núcleo urbano tiene alrededor de 30 años. Por lo que ahora, nos apetecía más conocer algún lugar más histórico, sobre la gastronomía y los estilos de pesca.

Así llegamos a Laguna, la tercera ciudad más antigua del estado de Santa Catarina. La ciudad tiene dos núcleos bien diferenciados: su casco antiguo, donde parece que te has transportado 50 años al pasado, la vida es bulliciosa durante todo el año y en el puerto el pescado fresco es abundante cada mañana. Al contrario, la nueva parte de la ciudad, dedicada más a atender al turista, se encuentra vacía en temporada baja y completamente ajetreada durante la temporada.

Mapa de todas las playas de Laguna

Antes de entrar a la ciudad puedes encontrar la oficina de turismo donde te ayudan, si lo necesitas, a buscar un alojamiento y te ofrecen toda la información para que disfrutes al máximo de esta ciudad.

Nosotros empezamos visitando el casco antiguo, no es muy extenso, en un par de horas puedes recorrerlo. Gracias al Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (IPHAN) alrededor de unos 600 monumentos son preservados actualmente. Su iglesia Matriz fue levantada donde anteriormente estaba la primera capilla del pueblo. Consagra al santo patrón Antônio dos Anjos (Antonio de los Ángeles) con un interior al estilo barroco. En la misma plaza, se encuentra la Casa-Museo de Anita Garibaldi. La ciudad participó en uno de los acontecimientos más importantes de Brasil: la Guerra de los Farrapos. La joven Anita junto con su marido Giuseppe Garibaldi mostraron su valentía durante la invasión de laguna.

Cuando nosotros estuvimos (diciembre 2015), el mercado estaba en reformas por lo que todos los pescadores habían trasladado su puesto, a sus propios botes de pesca, en el embarcadero junto al mercado. Estábamos buscando un poco de carnada o “isca” como ellos lo llaman para que Vasek pescase. Cuando nos dimos cuenta de los precios del pescado. Compramos medio kilo de camarones por 12 Reales, es decir, 3 Euros. Así que hicimos una rica fideuá al estilo Checo-Andalú :D.

La actividad pesquera, además de ser una importante fuente de ingresos durante todo el año es un gran atractivo turístico. Nosotros no teníamos ni idea hasta que llegamos paseando al “canal do barra” al final de la Praia Molhes. Y vimos que algunos pescadores dentro del agua esperando a que algo sucediera, y de repente apareció un delfín saltando a tan solo unos metros de ellos. No podíamos creerlo, había delfines a tan solo unos metros de nosotros. Los pescadores nos contaron que hay un grupo de 20 delfines locales. Cuando encuentran un banco de peces, saltan golpeando sus cabezas y aletas contra las olas avisando a los pescadores. Este es el momento en el que los pescadores tienen que actuar deprisa y lanzar sus redes. Es algo impresionante ver la cooperación que existe entre los animales y los humanos. En el siguiente video podéis verlo.

En la parte más nueva de la ciudad se encuentran las playas más visitadas por los turistas y los lugareños. La más concurrida, sobre todo en verano, es la Praia Mar Grosso donde se encuentran todas las infraestructuras hoteleras y los restaurantes. Para los que prefieran hacer surf, la Praia Molhes tiene las perfectas ajetreadas olas.

Llevábamos unos días con antojo de sushi, y con el pescado tan rico y fresco que veíamos, Laguna parecía el lugar ideal para probar el sushi brasileño. Elegimos Sushi UMI (Av. João Pinho, 535). Tienes la opción de elegir algunos platos de su menú o buffet libre. Su buffet tenía tan buena pinta que no lo pensamos. Este fue nuestro capricho del mes. Nos costó 115 Reales (25 Euros) pero os aseguramos que fue el mejor sushi que probamos hasta el momento. Tenían de todo tipo de combinaciones con una gran variedad de pescado: bonito, camarones, ostras, salmón, mejillones, lubina, etc. Solo os puedo decir, que de allí nos fuimos a la kombi y nos tumbamos panza arriba porque no podíamos movernos de tanto y tan rico que habíamos comido.

Sushi

Cuando pasamos por la oficina de turismo nos recomendaron que teníamos que visitar el Farol do Santa Marta, está a unos 12Km. de Laguna y para ir debes de cruzar el “canal do barra” en un barco. El servicio es 24 horas y tiene un costo de 12 Reales (3€) para la Kombi y 1,2 Reales (0,20€) por persona. El trayecto es muy corto, aproximadamente 5 minutos. De ahí vuelta a la kombi a recorrer los 12Km. Al principio la ruta es muy buena, de asfalto, pero después hay un tramo que es de tierra.

Santa Marta está rodeada de dunas, en las que está prohibido circular con buggy o cualquier auto, ya que están protegidas al haberse encontrado restos de cementerios indígenas. El turismo empieza a hacerse notar en esta ciudad, pero aún conserva su encanto de pequeñas casas y no demasiada masificación en temporada de verano. Su mayor atractivo es el faro, siendo con sus 30 metros de altura el más grande del continente sudamericano. Su luz tiene un alcance de hasta 85 Km.

Creo que Laguna tiene suficientes motivos para ponerlos en tu lista de próximos destinos. Así que échale un vistazo a tu agenda y escoge una fecha! Puedes disfrutar de esta ciudad en cualquier momento del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Translate »